Noticias

La comida a domicilio impulsó la restauración en España en 2018

comida a domicilio

El mercado de la restauración en España, que engloba la actividad de bares y restaurantes, cadenas y cafeterías, creció en 2018. Sin embargo, lo hizo por debajo de la cifra lograda en 2017. Al menos, según las cifras definitivas de cierre del ejercicio de la consultoría especializada NPD Group.

Se vendió un 2,1% más, frente al 2,5% de un año antes. El sector facturó, en concreto, 36.763 millones. Son 740 millones más que en 2017. Este extra es gracias al buen comportamiento de diciembre, cuando los consumidores salieron más a comer y beber fuera. Este mes ha logrado compensar “los trimestres flojos de primavera y verano», según explica a El Mundo Vicente Montesinos, analista de NPD Group.

Comida a domicilio

Según explica, el mal tiempo que hizo en primavera, con lluvias y frío, “hizo que la gente no saliera y esto impactó en el sector”. Este mes de diciembre, por el contrario, salimos más y el calendario (con los festivos entre semana que propiciaban un fin de semana largo) “han invitado a salir”, señala.

Ya son cuatro años los que el sector incrementa su facturación, después de la crisis que vivió durante el periodo de debacle económica. “Aún así, queda mucho por recuperar. Hemos recuperado el gasto medio por visita, pero no el número de visitas a bares, restaurantes y cafeterías que hacemos al año”, señala Vicente Montesinos.

Las visitas a este tipo de establecimientos aumentaron un 1% el año pasado. El gasto medio por consumidor también subió ligeramente. Nos dejamos un 1,1% más en cada paso por el bar. Con una media de casi cinco euros por cada parada, nos situamos ya en el nivel de gasto previo a la crisis.

Consumo al alza

Esta cifra puede parecer baja, pero es porque incluye también la factura en cafeterías y bares independientes (los cafés o las cervezas) y, como explica el experto, “hay muchas más visitas al bar que a los restaurantes de carta”, por eso la media puede parece poco elevada.

Más de la mitad del crecimiento del sector este año vino de los restaurantes de servicio rápido. Aquí no sólo entran las cadenas de comida rápida, más conocidas como fast food, sino también el envío de comida a domicilio.

Son los restaurantes, cafeterías y bares que ofrecen comida para recibir en casa a través de plataformas como Deliveroo, Glovo o Just Eat. Este segmento creció un 17%. La comida para llevar “también subió de manera importante”, según NPD.

A este incremento ha ayudado, según Montesinos, “la propuesta de valor que ha dado el sector”, con buenas ofertas de menús para llevar por parte de los diferentes establecimientos. Pero también ha influido “la entrada de grandes cadenas” emblemáticas (Mc’Donalds o Burger King, por ejemplo), que “han dinamizado el mercado”, explica el experto.

Soluciones cómodas

Tres de cada cuatro de las nuevas visitas que se hicieron en 2018 a estos establecimientos fueron a estos establecimientos de servicio rápido. No son sitios de mesa y mantel, sino espacios donde tramitar tu pedido (para comer in situ o para llevar a casa) en unos minutos. También incluye a los bares independientes y las cafeterías.

De hecho, si sólo tenemos en cuenta la facturación de este tipo de establecimientos donde no te sirven en mesa, se ve que crecen por encima de la media del sector, con un 3% de alza en sus ventas.

El consumidor apuesta cada vez más por soluciones cómodas, que le faciliten la vida. Quiere llegar a mesa puesta, pero sin cocinar. Según Nielsen, uno de cada tres españoles ya pide on line al restaurante para consumir en casa. Es un 4% más que en 2017.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: