Noticias

Kumon llega a Portugal, y abrirá en 2019 sus primeros centros educativos

Kumon llega a Portugal

Kumon, la mayor red de centros de enseñanza del mundo, anuncia su llegada a Portugal en 2019, con la apertura de sus primeros centros en Lisboa y Oporto. Durante los dos primeros años de funcionamiento del centro, la coordinadora de la enseña en el país luso ofrecerá a los profesores asesoramiento continuo, subvenciones y ayudas a fondo perdido.

Kumon llega a Portugal. Así, ha comenzado ya la selección de educadores para unirse a la red de centros franquiciados de enseñanza de la enseña Kumon. Los primeros se abrirán en Lisboa y Oporto.

Los candidatos seleccionados contarán con el respaldo y asesoramiento de una experta red de franquicias, número uno en el mundo en el sector de la educación. Kumon cuenta con más de 25.000 centros en todo el mundo, donde se imparte formación a 4.400.000 alumnos.

Kumon llega a Portugal

En España, la cadena de centros de enseñanza lleva implantado desde hace 27 años, con 22.300 alumnos matriculados, en más de 230 centros.

Manuel Couto, coordinador de Kumon en Portugal, explica que «Lisboa y Oporto reúnen las condiciones necesarias para garantizar el futuro de nuevos centros, como, por ejemplo, el volumen de población en edad escolar y la relevancia que las familias le dan a todas aquellas ofertas educativas de calidad que repercuten en la formación integral de sus hijos».

Los candidatos que deseen franquiciar con Kumon han de disponer de título universitario, ser emprendedores y tener curiosidad por seguir aprendiendo, dado que en Kumon se ofrece un intenso plan de formación y de asesoría continua destinado a que los centros educativos sean un éxito.

Couto señala que «la enseña cuenta con un equipo de profesionales volcados en esta tarea, encargados del proceso de formación, del seguimiento y del asesoramiento del franquiciado».

Emprendimiento educativo

El canon de adhesión a la franquicia es de 1.016,52 euros + IVA y el resto de la inversión inicial varía en función de los posibles gastos de acondicionamiento del local y la puesta en marcha de la actividad: mobiliario, alquiler, permisos, entre otros. Durante los dos primeros años de funcionamiento del centro, se ofrece a los profesores una serie de subvenciones y ayudas a fondo perdido que ayudan en el inicio de la actividad como profesor o profesora Kumon.

Además, todos ellos cuentan con el respaldo de un modelo de negocio demostrado, con el aval de una marca internacional y una amplia red de apoyo «para que el profesor franquiciado pueda tomar decisiones de negocio bien fundadas», añade Couto.

Ser franquiciado de Kumon es una oportunidad real para cambiar el mundo a través de la educación pero, además, es una sólida opción de autoempleo, con un modelo de negocio probado y plenamente rentable.
El franquiciado es el responsable de la gestión del centro, desarrolla una importantísima labor como orientador educativo y también desempeña tareas de dirección de negocio. La actividad requiere un alto grado de implicación, actitud emprendedora y motivación por aprender constantemente. Pero tener un centro Kumon implica, sobre todo, un importante compromiso vocacional.

Por su parte, Kumon realiza detallados estudios sobre las ciudades con potencial para abrir franquicias, como ha hecho en el caso de Lisboa y Oporto. Una vez se pone en marcha el centro, Kumon pone a disposición del emprendedor un equipo de profesionales que trabajan al servicio de los franquiciados, en la formación y asesoramiento de todas las áreas de su actividad, y les acompaña durante toda su trayectoria, ofreciendo, si es necesario, ayudas económicas a fondo perdido para el alquiler y la rotulación del centro. «Nuestra mayor inversión la realizamos en la formación del franquiciado. La formación es uno de los pilares para el óptimo desarrollo de los centros, por eso ofrecemos un intenso curso de capacitación inicial y un plan de formación continuo», concluye Couto.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: