Prink

Franquiciados arruinados de Prink crean la marca Tuink

Según publica Economía Digital, y Gaceta del Emprendedor ha podido contrastar con uno de sus promotores, Felipe, una decena de franquiciados que arrastraban pérdidas en su negocio anterior, de la cadena Prink, han dado por finalizada su relación con la marca y han creado un concepto de negocio propio, Tuink, que da mayores beneficios gracias la negociación directa con los proveedores.

Según publica Economía Digital, una decena de franquiciados de Prink, dedicada a la venta de cartuchos compatibles, que arrastraban pérdidas desde hace meses decidieron romper los contratos con su franquicia y montar un negocio por cuenta propia.

Las nuevas tiendas Tuink

Y a diferencia de su experiencia anterior, de la pérdidas acumuladas y deudas, han pasado a los beneficios desde el primer día, según comentan los propietarios de tiendas Tuink.

Los exfranquiciados de Prink se quejan de que la empresa, una multinacional italiana con sede en Barcelona, infla los precios en exceso y se comportan como un mero intermediario que cobra los cartuchos de tinta a precios desorbitados.

“Había retraso en los pedidos. No teníamos la tienda surtida y cobraban precios excesivos y abusivos. Antes, un tóner para impresora láser nos costaba 40 euros. Ahora, el mismo producto, al mismo proveedor, nos cuesta entre 9 y 10 euros”, explica Elena, una exfranquiciada de Prink que en julio decidió abandonar la franquicia y unirse a la marca de los exfranquiciados: ahora el negocio se llama Tuink.

La diferencia ha sido abismal. Teresa ha pasado de las pérdidas y deudas acumuladas durante tres años a los beneficios desde el primer mes. Rescindió el contrato por incumplimiento y preparó toda la mercancía para devolverla a Prink. Pero la empresa nunca ordenó la recogida del pedido.

Tuink, en lugar de Prink

Los franquiciados en varias provincias españolas están abandonando la empresa para unirse a la nueva asociación, que compra a los mismos proveedores y hasta hace cajas propias con la nueva marca: Tuink. “Estuve diez años con la franquicia y no recuerdo ni un solo año en el que no haya tenido que acudir a ellos para negociar los pagos”, explica Felipe un exfranquiciado de Bilbao, con varias tiendas, que decidió romper con Prink para montar la nueva marca.

Según argumenta Economía Digital, la cadena italiana no parece atravesar su mejor momento en España (puedes leer todo el artículo aquí). Y mientras, estos exfranquiciados, que han roto relaciones con Prink y que ahora emprenden su negocio propio en la nueva asociación, aseguran que el cambio ha sido drástico. “Ahora tengo una trabajadora y por fin me he puesto sueldo. Si el negocio sigue así, me plantearé abrir otra tienda”, explica la exfranquiciada.

La nueva asociación ha recibido numerosas peticiones de otras tiendas con malos resultados que se plantean también abandonar la franquicia. Economía Digital trató de ponerse en contacto con los responsables de Prink para que ofreciesen su versión, sin respuesta.

Deja un comentario